Tendinitis del Hombro (Síndrome de Pinzamiento)

Tendinitis del Hombro (Síndrome de Pinzamiento)

El manguito de los rotadores es un grupo de músculos y tendones del hombro que permiten el movimiento de apertura y elevación del mismo, además de mantenerlo estable.

  • La tendinitis se refiere a la irritación de estos tendones y a la inflamación de la bursa, que es un tejido liso que recubre dichos tendones.
  • Un desgarro en el manguito de los rotadores ocurre cuando se rompe uno de los tendones como consecuencia de una sobrecarga o lesión.

Causas

La articulación del hombro es una enartrosis formada por la porción superior del hueso del brazo (húmero), el omóplato (escápula) y la clavícula. El manguito de los rotadores mantiene la cabeza del húmero en contacto con la cavidad glenoidea de la escápula y controla el movimiento de la articulación del hombro.

Los tendones del manguito de los rotadores pasan por debajo de una saliente ósea del omóplato llamada acromión, y se fijan en la cabeza del húmero. Cuando estos tendones se inflaman, se genera frote o fricción por debajo del acromión al realizar los movimientos del hombro; y, algunas veces, el desgaste del hueso puede estrechar este espacio aún más.

Este problema se denomina tendinitis del manguito de los rotadores o síndrome de pinzamiento y puede deberse al hecho de:

  • Mantener el brazo en la misma posición por largos períodos de tiempo, como al realizar trabajo de computadora, lavar, planchar y tender ropa.
  • Dormir sobre el mismo brazo cada noche.
  • Practicar deportes que requieren movimiento repetitivo del brazo por encima de la cabeza como el tenis, el béisbol (particularmente en el lanzamiento), la natación y el levantamiento de pesas por encima de la cabeza.
  • Trabajar con el brazo por encima de la cabeza durante muchas horas o días (como los pintores y los carpinteros).
  • Deficiente control o coordinación de los músculos del hombro por debilidad asociada a inactividad o reposo prolongado.
  • La mala postura y el desgaste de los tendones que ocurre con la edad también pueden llevar a que se presente tendinitis del manguito de los rotadores.

Los desgarros del manguito de los rotadores pueden ocurrir de dos maneras:

  • Un desgarro repentino o agudo puede suceder cuando usted se cae sobre su brazo mientras éste está estirado o después de un movimiento súbito o repentino al tratar de alzar algo pesado.
  • Un desgarro crónico del tendón del manguito de los rotadores ocurre lentamente con el tiempo. Es más probable en aquellas personas con tendinitis crónica o síndrome de pinzamiento. En algún momento, el tendón se desgasta y se rompe.

Hay dos tipos de desgarros del manguito de los rotadores:

  • Un desgarro parcial es cuando ocurre una ruptura incompleta y se mantiene la unión con el hueso.
  • Un desgarro completo o total se refiere a una ruptura del todo. Puede ser tan pequeña como una punta de alfiler o de todo el tendón del músculo. Los desgarros completos tienen desprendimiento del tendón desde el sitio de adherencia y no sanarán muy bien.

Síntomas

Al inicio, el dolor ocurre con actividades que se realizan por encima de la cabeza y al abrir el brazo. Las actividades abarcan cepillarse el cabello, alcanzar objetos en los estantes o practicar un deporte con movimientos por encima de la cabeza.

  • El dolor es más probable en la parte frontal del hombro y se puede irradiar hacia el costado del brazo. Sin embargo, este dolor siempre se detiene antes del codo. Si el dolor va más allá del brazo hasta el codo y la mano, esto puede indicar que hay pinzamiento de un nervio.
  • También puede haber dolor al bajar el hombro desde una posición elevada.

Es sus etapas tempranas, este dolor puede ser leve y ocurrir sólo con ciertos movimientos del brazo. Con el tiempo, el dolor puede presentarse en reposo o por la noche, sobre todo al acostarse sobre el hombro afectado.

Usted puede tener debilidad y pérdida de movimiento al elevar el brazo sobre su cabeza. El hombro puede sentirse rígido al alzar algo y puede volverse más difícil tallarse la espalda con el brazo afectado.

El dolor con un desgarro repentino después de una caída o lesión generalmente es intenso y con frecuencia, se presenta debilidad del hombro y del brazo junto con una sensación de pérdida de movimiento.

Los síntomas de un desgarro crónico del manguito de los rotadores abarcan un empeoramiento gradual del dolor, la debilidad y la rigidez o pérdida del movimiento. El momento exacto cuando comienza un desgarro del manguito de los rotadores en alguien que padece una tendinitis crónica del hombro puede NO notarse.

La mayoría de las personas con desgarros del tendón del manguito de los rotadores presentan dolor por la noche. El dolor que es peor por la noche puede despertarlo a uno. Durante el día, el dolor es más tolerable y duele con ciertos movimientos.

Con el tiempo, los síntomas se vuelven mucho peores y no se alivian con medicamentos, reposo o ejercicio.

Pruebas y exámenes

Un examen físico puede revelar sensibilidad por encima del hombro y se puede presentar dolor cuando el hombro se eleva sobre la cabeza. Generalmente, hay debilidad del hombro cuando se coloca en ciertas posiciones.

Las radiografías pueden mostrar un espolón u osteofito además de estrechez del espacio subacromial.

Si se sospecha de un desgarro del manguito de los rotadores, pueden realizarse uno o más de los siguientes exámenes:

  • USG (Ultrasonido), que usa ondas sonoras para crear una imagen de la articulación del hombro. Con frecuencia, puede mostrar un desgarro en el manguito de los rotadores.
  • RMN (Resonancia Magnética Nuclear) donde puede detectarse la inflamación y los desgarros del manguito de los rotadores.
  • También puede realizarse un estudio especial llamado artrografía para diagnosticar un desgarro pequeño en dicho manguito; que consiste en inyectar un material de contraste dentro de la articulación del hombro y realizar una radiografía.

Tratamiento

El tratamiento implica descanso del hombro y evitar actividades que causen dolor.

También es recomendable:

  • Aplicar compresas calientes en el hombro por 20 minutos, de 3 a 4 veces por día.
  • Tomar medicamentos como ibuprofeno y naproxeno para ayudar a reducir la inflamación y el dolor.
  • Evitar o reducir las actividades que causan o empeoran el dolor.
  • Iniciar terapia física de rehabilitación con el fin de aprender ejercicios para estirar y fortalecer los músculos del manguito de los rotadores.

Si el dolor persiste o si la terapia no es posible debido al intenso dolor, una inyección de esteroides puede reducir el dolor y la hinchazón en los tendones lesionados, para permitir la eficacia de dicha terapia.

Con reposo y ejercicio, los síntomas con frecuencia mejoran o desaparecen; sin embargo, esto puede tardar semanas o meses.

La cirugía para eliminar el tejido inflamado y el raspado del hueso que está sobre el manguito de los rotadores, puede aliviar la presión sobre los tendones.

Alguien con un desgarro parcial del manguito de los rotadores que normalmente no tiene mucha exigencia sobre el hombro puede probar con reposo y ejercicio.

Si el manguito de los rotadores ha tenido un desgarro completo o si los síntomas persisten a pesar del tratamiento farmacológico, se puede necesitar cirugía. La mayoría de las veces, se puede usar la cirugía artroscópica. Algunos desgarros grandes requieren una cirugía abierta para reparar el tendón roto.

Pronóstico

Muchas personas recuperan completamente la función después de una combinación de medicamentos, fisioterapia e inyecciones de esteroides posterior a un episodio de tendinitis del manguito de los rotadores. Algunos pacientes tal vez necesiten cambiar o reducir la cantidad de tiempo que emplean con ciertos deportes para permanecer sin dolor.

Las personas con desgarros del manguito de los rotadores tienden a evolucionar bien, aunque la recuperación depende en gran medida del tamaño del desgarro, del tiempo que se ha tenido la lesión, de la edad y del nivel de funcionamiento previo a la lesión.

Prevención

Evite los movimientos repetitivos por encima de la cabeza. Desarrolle la fuerza del hombro en grupos musculares opuestos.

Nombres alternativos

Hombro de nadador; Hombro del lanzador; Síndrome de pinzamiento del hombro; Hombro del tenista; Tendinitis del manguito de los rotadores; Síndrome de sobrecarga del hombro


Referencias

Burbank KM, Stevenson JH, Czarnecki GR, Dorfman J. Chronic shoulder pain: part II. Treatment. Am Fam Physician. 2008;77(4):493-497.

Burbank KM, Stevenson JH, Czarnecki GR, Dorfman J. Chronic shoulder pain: part I. Evaluation and diagnosis. Am Fam Physician. 2008;77(4):453-460.

Greiwe RM, Ahmad CS. Management of the throwing shoulder: cuff, labrum and internal impingement. Orthop Clin North Am. 2010 Jul;41(3):309-23.

Matsen III FA, Fehringer EV, Lippitt SB, Wirth MA, Rockwood Jr. CA. Rotator cuff. In: Rockwood CA Jr, Matsen FA III, Wirth MA, Lippitt SB, eds. The Shoulder. 4th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:chap 17.

Seida JC, LeBlanc C, Schouten JR, Mousavi SS, Hartling L, Vandermeer B, Tjosvold L, Sheps DM. Systematic review: nonoperative and operative treatments for rotator cuff tears. Ann Intern Med. 2010 Aug 17;153(4):246-55.